martes, 2 de mayo de 2017

#LasChicasdelCable: Cuando las intenciones no son suficientes

Soy una gran admiradora de las producciones españolas, siendo El Ministerio del Tiempo, una de mis series favoritas y sin lugar a dudas, una de las mejores series en la actualidad en el mundo, sin embargo, tengo que admitir que, por más que adore el acento español y las reflexiones románticas, Las Chicas del Cable intenta demasiado ser ingeniosa y progresiva, pero termina siendo un melodrama predecible y para colmo nos dejan con un cliffhanger. 



La primera producción española para Netflix se queda en solo la primera producción española para Netflix

"El trabajo de telefonista conecta las vidas de cuatro chicas en busca de independencia", esa es la premisa de la primera serie española para Netflix. De modo que tenemos cuatro historias principales:

 -Alba Romero/"Lidia Aguilar"(Blanca Suárez): Para poder pagar una extorsión, decide robarle a la empresa de telefonistas. Para acceder a la caja fuerte, trabaja como una telefonista llamada Lidia, pero en su camino se encuentra con su ex Francisco (Yon Gonzalez), quien ahora esta casado y es uno de los directivos de la empresa, y también conoce a Carlos (Martiño Rivas), hijo del dueño de la empresa. El típico amor del pasado vs. amor del presente con el drama pendiente de que todo pueda ser descubierto. Se supone que el halo de misterio que envuelve a Alba tiene con su pasado oscuro; es una especie de ladrona, especialista en meterse en problemas.




 -Carlota Rodriguez de Senillosa (Ana Fernández): Como hija de un comandante machista cuya familia no quiere verla trabajar, lo único que quiere hacer es trabajar. Independiente y de un espíritu libre, tiene una relación con, probablemente, el único hombre liberal de los años 20, Miguel Pascual (Borja Luna), y después también tiene una aventura con la supervisora Sara Millán (Ana Polvorosa). Pero no es un triangulo amoroso, es un poliamor porque en la época que se desarrolla es más aceptable un poliamor que una pareja lesbiana. Para liberar de la prisión a Sara, Carlota hace un trato con su padre y renuncia a su trabajo. 



 -María Inmaculada "Marga" Suárez (Nadia de Santiago): La cuota adorable e infantil de la serie es la historia de amor entre la tímida e inocente Marga y el buen Pablo Santos (Nico Romero) que cae bien hasta que descubrimos que tiene una novia. 



 -Ángeles Vidal (Maggie Civantos): Maltratada y engañada por su esposo, busca un modo de poder escapar de esa pesadilla, pero no lo logra. 



 Lo positivo de Las Chicas del Cable es que cada una de estas mujeres son fuertes en su propio modo y luchan contra el sistema a su manera. La dinámica de este cuarteto, la ambientación y los monólogos de Alba son las notas más altas de la producción. Madrid de los años 20's, le da una excusa perfecta a la serie de abordar temas complejos, como el sexismo y los prejuicios, pero el guión prefiere abrirse y favorecer el melodrama usando un humor sencillo en ciertos momentos (sobre todo con Marga). Al pasar demasiado tiempo en su aburrido triangulo amoroso principal deja de lado ese potencial que nunca llega a explorar o explotar, ese potencial que pudo haber hecho de la serie en algo más que "la primera producción española de Netflix". Vamos, ya hemos visto la historia de Francisco/Alba/Carlos en múltiples oportunidades. Y realmente, cualquier con dos dedos de frente puede darse cuenta que Carlos es la mejor opción y la más sana para Lidia/Alba. No obstante, para que sintamos pena por el parco y arribista de Francisco, su esposa está loca y desesperada. Pero no nos olvidemos que Francisco ha escogido ese camino porque como le dijo a Carlos "uno no escoge con quien se enamora, pero sí con quién se queda". 


 Yon Gonzalez y Blanca Suarez tienen buena química, lo hemos visto antes en El internado

 La subhistoria más importante pasó desapercibida y tiene que ver con el lado oscuro de la empresa y el espionaje que realiza y el inminente golpe de estado liderado por el padre de Carlota. De nuevo, teniendo a Madrid y el año 1928, el contexto debería ser otro personaje fuerte y no un personaje tácito. Claro que dejaron tantas historias que capaz lo profundicen en la segunda temporada. 

 El soundtrack está fuera de época. 



En teoría ponerle música contemporánea a una serie de época podría tener sentido, ¿quizás para dar la sensación que pese a que desarrolla en la década de los 20's hay algo actual? Pero en la práctica, la música distrae y me sacaba del contexto de cualquier escena. Es completamente anticlimático. 

 ¿Qué de Netflix tiene Las Chica del Cable? 

No mucho en realidad. España ha probado que puede hacer series ambientadas en el pasado, a parte de El Ministerio del Tiempo, Tierra de Lobos, Velvet y Gran Hotel son dos buenos ejemplos. Las Chicas del Cable intenta ser feminista, pero casi todos los problemas los arregla un hombre, (Francisco hace que el malo deje de extorsionar a Alba, el padre de Carlota usa sus influencias para liberar a Sara), intenta ser progresiva pero todas las historias de las cuatro chicas giran al rededor de las acciones de los hombres e intenta ser ingeniosa, (Alba se la da de estratega pero todos los problemas arrancan por sus planes fallidos). En conclusión, Las Chicas del Cable intenta ser algo más de lo que realmente ¿Y qué es? Solo un simple melodrama centrado en romances ambientado en los años 20 con buenas frases. Hey, no hay nada de malo con el drama romántico. Tiene la marca Netflix sí, pero si bien es cierto Netflix nos regala producciones como Jessica Jones y Orange is the new black, también nos ha dado Fuller House. 


*Lista de los clichés encontrados: 
 -Monologo de entrada y de salida. (A lo Meredith Grey, pero más filosófico) 
-Triangulo amoroso entre un viejo amor y un nuevo y mejor amor. 
-Presentación de una escena como si fuera un videoclip musical. 
-La historia de alguien que no es lo que dice ser, pero que "tiene un buen motivo para mentir". 
-Celos por todos lados. 
-Villanos caricaturescos. 
-Malos sin justificación para ser malos, solo el hecho de ser malos porque son malos y hacen daños. 
-Buenos demasiados buenos. 
-Personajes con una moral gris cuyas acciones nunca son grises, siempre son malas o buenas. 
-La esposa histérica y celosa 
-Prejuicios del rico y el pobre 
-Prejuicios machistas 

*Buenas frases/reflexiones: 
-Hacen falta muchos golpes para romper un corazón enamorado, hacen falta muchos golpes para que los ojos dejen de mirar a través del corazón, pero un día cuando se quiebra ya no se puede volver a recomponer y a partir de ahí solo queda la razón. 
-Y de pronto cuando uno piensa que lo tiene todo controlado, que la razón es la que manda en tu vida, alguien vuelve a hacer latir un corazón que pensabas que estaba dormido. Si fuese la razón la que mandase seguramente huirías lejos de allí, pero eso no se puede hacer eternamente porque el corazón está vivo y una no puede evitar que siga su camino aunque sepas claramente que ese camino va a terminar haciéndote daño. Pensar o dejarse llevar, ese es siempre el dilema. El corazón nos hace soñar, pero es la cabeza la que convierte los sueños en realidad. La razón nos guía por un sendero de orden, mientras que el corazón nos adentra en lugares que ni siquiera podríamos imaginar que existían. Razón o corazón, que difícil elegir. 
-Hacer caso al corazón te puede hacer cometer muchas locuras, pero las locuras casi siempre terminan mal. 
-En 1928, las mujeres éramos algo así como adornos que se llevaban a las fiestas para presumir de ellos. Objetos sin poder de opinión ni decisión. Es cierto que la vida no era fácil para nadie, pero mucho menos si eras mujer. Si eras mujer en 1928, ser libre era algo que parecía inalcanzable. 
-El corazón está vivo y una no puede evitar que siga su camino.
-Diez años no son suficientes para olvidarte.
-El ser humano es capaz de hacer de todo por no perder lo que desea, eso nos lleva a veces a hacer lo inimaginable.
-Los hombres hacen las leyes para ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario