sábado, 30 de mayo de 2015

#ElMinisteriodelTiempo: Lo bueno y lo malo de la serie mas freakie de España

Finalizada ya la primera temporada de la serie más freakie de España es justo de decir que si bien El Ministerio del tiempo no es perfecta, es ambiciosa y diferente.  Cuando tienes una serie basada en el viaje en el tiempo siempre es bueno dejar de lado lo complicado de la lógica o la ciencia. El Ministerio del Tiempo hizo eso exactamente y se enfocó más en el equipo, en la comicidad, el drama y en las aventuras  de las misiones que implicaba siempre arreglar el pasado.

Una de las mejores sorpresas del año 2015

Análisis de la primera temporada: Una genial paradoja y una historia repetitiva

Lo bueno de Julián, Amelia y Alonso es que son un grupo que fácilmente se gana el cariño del público. Lo malo es que a veces la tragedia de Julián se volvía repetitiva. Durante todos los capítulos, batalló con sus deseos de querer aprovechar las puertas del ministerio para salvar a su esposa, lo que ya cansaba. Además, se le puede excusar mucho a Julián, pero que después de tirarse a una completa extraña, con la misma ropa y sin bañarse, que vaya al pasado para tirarse a su esposa no es cool.

#Epicfail: En serio, Julián, aunque sea bañate.

De todas formas, la conclusión de esta historia fue una de las mejores paradojas que he visto. Al mismo estilo de Edipo, al tratar de evitar su tragedia personal, termino provocándola y así descubrimos que Julián es en parte responsable del accidente que le quito la vida a su esposa.

Bad Luck Julián

Le spoileran todo Amelia, todo

Parte de su historia fue de autodescubrimiento personal con sus miedos internos sobre su futuro. Para su mala suerte, parece que está condenada a que le spoileen todo… En el tercer episodio descubre que va a morir joven y en el último se revela que se casa con Julián y tiene una hija. Bien por los fans de Jamelia, mal porque Julián se quedaría viudo por segunda vez.

 No puedo evitar sentir pena por Amelia, yo también odio los spoilers.

Por su parte Alonso sirvió más como un elemento de comedia. Es el tipo que se tiene que adaptar a una nueva época y poco a poco va a descubriendo que tiene sus ventajas. Como un buen soldado y patriota está consciente que tiene que sacrificar ciertas cosas por un bien mayor. No tuvimos mayores dramas que digamos con él, aunque sí un patrón. Alonso se queja por no ser el líder y tiene problemas aceptando que Amelia es la jefa.


Alonso, el Jack Bauer del Ministerio


Todo sobre Irene

Como en toda serie, siempre hay un personaje secundario que se roba cámara y esa fue Irene. La complejidad y filosofía de esta mujer la convertían en la antiheroína,y la candidata principal para irse al lado oscuro y así fue pues ante la muerte del agente que la recluto comienza a cuestionarse si el ministerio hace más bien que mal en el mundo. El capítulo final deja a Irene como la “mala”, pero en realidad solo intentaba dar una lección al Ministerio. Aquí es donde las cosas se ponen un poco floja pues la escena que debía ser la CUSPIDE DEL EPISODIO donde se descubre la traición de Irene no tuvo la fuerza necesaria para impactar.


Sin mencionar el hecho que no se podían deshacer de Irene por ser una ficha clave en el Ministerio. A final Irene no va a ir a la cárcel sino a un centro de rehabilitación y probablemente regrese para la segunda temporada.

Otra mención honorable merece Angustia, quien más que Angustia debió llamarse oportuna porque, como buena secretaria, era fuente de información para la patrulla.

Los enemigos, el punto débil

Seamos honestos, la serie tuvo como un punto débil los enemigos de la patrulla. Se presentó a Lola como una némesis de altura, una mujer lo suficientemente astuta para salirse con la suya, pero al final se revela que lo único que le importa es el “dinero” y jamás se profundizó la extraña relación que tenía con Amelia. Hubiera sido mucho más creíble que “la maestra del engaño y la manipulación” fuera “la gran mala” de la temporada en lugar de Irene.

Hubiera sido mucho más impactante que Lola hubiera manipulado a Irene, claro Irene también sería culpable pero sería obra de Lola.


Sin embargo, el punto débil de los enemigos fue compensado con las aventuras vividas en cada viaje al pasado. Como ya dije, los 13 episodios le quedaron chico y dejaron algunas historias sueltas como el descubrimiento de los tuneles del tiempo por el que viajaba el americano Walcott, dando entender que Estados Unidos podrí tener su versión del ministerio del tiempo. En resumen, El Ministerio del tiempo Se aventura en desafiar su propia estructura. Sé que son series completamente diferente, pero el Ministerio del Tiempo parece seguir el mismo estilo de Community en el sentido que todos sus episodios se distinguen entre sí.  Así que tuvimos capítulos centrados en cada uno de los protagonistas con guiños y referencias inteligencias a series y películas hasta un homenaje al formato de 24 con las clásicas división de pantallas mostrando lo que sucede en el mismo momento.

Parece que les funcionó bien eso de "improvisar" a los españoles. 

*Si te da flojera leer el artículo, aquí el video:

No hay comentarios:

Publicar un comentario