miércoles, 29 de agosto de 2012

¿La política aburrida? Series que comprueban lo contrario...




11.- The Kennedys

La polémica miniserie de la archifamosa familia Kennedy no fue tan extraordinaria ni llamativa si no fuera porque la propia familia hizo todo un escándalo tratando de emitir su transmisión. Lo vuelvo a repetir, The Kennedys no fue gran cosa, aunque se supone que iban a mostrar el “lado oscuro” de la familia, la verdad es que la terrible actuación de Katie Holmes y Greg Kinnear opacaba el resto del trama.

10.- Kings

En el 2009, la NBC trató de darnos una versión moderna del Rey David, no funcionó y fue cancelado después de 13 episodios. Era protagonizado por Christopher Egan y contaba también con un joven Sebastian Stan. 

9.- Jack & Bobby

La desaparecida WB puso al aire “Jack & Bobby” en el 2004, ¿una serie política juvenil? Hay que recordar que la WB, actualmente es la CW, un canal que no se distingue por sus brillantes series, sin embargo, Jack & Bobby era una de las pocas que podrían entrar en esa categoría. Con un nombre tan emblemático y asociado a la política, Jack & Bobby tenía una premisa intrigante, uno de estos dos hermanos llegaría a ser uno de los mejores presidentes de Estados Unidos, influencias principalmente, por la madre de ellos.

8.- Spin City

Esta exitosa sitcom duró 6 años y seguía la vida del equipo de gobierno de ayuntamiento de Nueva York. Pese a sus cambios de protagonistas, primero Michael J Fox, quien se retiró por sufrir de la enfermedad de Parkinson pasándole la batuta a Charlie Sheen, Spin City presentó un humor inteligente y ácido que les gustaba tanto al público como a los críticos.

7- Veep

Protagonizado por Julia Louis Dreyfus como Selina Meyer, una senadora que acepta el cargo de vicepresidenta de los Estados Unidos. La serie se estrenó en HBO este abril con buenas críticas, especialmente por la actuación de la ex Elaine de Seinfield, quien no se aleja de la comicidad. Incluso esta nueva serie ya ha sido nominada como mejor comedia y  Dreysfus podría volver a tener la oportunidad de ganar como mejor actriz en una comedia.

6.- Commander in Chief

En el mundo ficticio, Elaine Barrish tiene un gran chance de ser la próxima presidente de EEUU, sin embargo, esta serie nos presentó a Mackenzie Allen como la primera mujer presidente del país americano. Geena Davis le dio vida a Allen, quien de vicepresidente pasó al poder debido al inesperado fallecimiento del presidente. Una guerra de poderes y dramas familiares rodearon Commander in Chief,  una serie que se adelantó a su época, razón por la cual el público no supo apreciarlo lo que llevó a su cancelación después de 18 episodios.

5.- Parks and Recreation

Esta es una comedia extraña con la onda del “falso documental”, protagonizado por Amy Poehler, quien le da vida a Leslie Knope, la encargada del Departamento de Parques y Recreaciones de Pawnee, Indiana. El humor dinámico de Poehler y las situaciones hilarantes debido a su cargo “importante” es la muestra clara que la política puede ser un chiste cruel.

4.- Homeland

La serie revelación del 2011 es más un thriller de suspenso pero también cuenta con una poderosa cuota política. Sobre todo mostrando el “cómo” se quiere utilizar el regreso de Brody para reclutar más soldados e incrementar la popularidad del gobierno. Aunque lo más seguro es que la próxima temporada con Brody como Senador, la política estará más presente. Damian Lewis y Claire Danes  son las figuras principales de la mejor serie del año pasado.

3.- Boss

El retorno a la pantalla chica de Kelsey Grammer se dio a lo grande, pues, lo hizo en un drama político con el rol de Tom Kane, el alcalde de Chicago que sufre de una enfermedad degenerativa y pese a eso, se resiste a alejarse del poder. La actuación magistral de Grammer hizo que nos olvidáramos de completo al fantasma de Frasier.

2.- The West Wing

Esta series es una de las series más representativas de Estados Unidos y fue creada en el 99 por Aaron Sorkin, contando además, con un elenco de lujo encabezado por Martin Sheen y Stockard Channing como el presidente y su primera dama. Después de 7 años, múltiples premios y excelentes guiones que (casi) nunca decayeron, el despacho Oval de la Casa Blanca dijo adiós.

1.- Political Animals

Sigourney Weaver es la figura principal de esta serie política y como tal, se roba todo el show con su interpretación de la correcta y ultra patriota Elaine Barrish, ex primera dama y actual secretaria de Estado con una familia problemática. Esta miniserie tuvo 6 episodios en los que se abordó la política desde la perspectiva de Elaine. Dejando a lado la controversia y el parentesco con la vida real de Hilary Clinton, la serie por sí mismo comprobó que no es necesario la polémica si se tiene un buen guión.

Mención honorable: The Wire

La tercera temporada de The Wire se centró en el mundo político donde la lucha por el poder es una batalla constante. De las 5 temporadas que tuvo esta exitosa serie que se transmitía por HBO, la tercera ha sido descrita como una de las mejores de la televisión. Incluso el premio nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, se refirió a ella en una de sus columnas (Los dioses indiferentes),  elogiando el guión y la producción.

domingo, 19 de agosto de 2012

Sexo, drogas y política


Hoy es el final de temporada de una serie que llamó mi atenció recién la semana pasada, hablo de Political Animals, una miniserie protagonizada por Sigourney Weaver y Carla Gugino que ha recibido criticas divididas, pero lo que más llama la atención es su alto contenido político. Incluso se dice por lo bajo que está inspirado en parte de la vida de Hilary Clinton junto a otras familias consideradas realesas  estadounidense como son los Kennedys.

"El poder en la familia" con ese eslogan Political Animals se introdujo en la programación estadounidense.

La dama de hierro con un corazón de oro

En el programa, Weaver le da vida a Elaine Barrish, la primera dama que se mantuvo con su esposo, Bud Hammond, durante sus dos gobiernos pese a las multiples aventuras que el mandatario sostenía con cualquier falda que se le cruzara. Al finalizar el tiempo de gobierno de su esposo y con el apoyo del mismo, Elaine se lanzó a las elecciones primarias democráticas política perdiendo contra Paul Garcetti. Es entonces que decide dejar a Bud, recibiendo el cariño y apoyo incondicional de América, que inesperadamente comienza apreciarla y poco después, el presidente la nombraría la Secretaria del Estado convirtiéndose en la mujer más poderosa del país.

De primera dama a Secretaria de Estado. Las similitudes con Hillary Clinton son demasiadas como para disimularlas.

Típico de los americanos, la serie resalta los principios de Elaine junto a su patriótico esmero en hacer lo mejor para el país mediante el camino correcto aunque esto suene más utópico e inverosímil. Pero la vida de Elaine no es perfecta y está lejos de ser tranquila, no solo tiene que lidiar con ajetreados problemas del pueblo americano si no con los de su familia (los cuales abordaré en líneas adelante), además, la secretaria de estado también quiere volver a postular, siendo conciente que postularse encontrar de su jefe sería casi un suicidio político sobre todo porque aun trabaja para él.

El poder de la familia

Por supuesto, para que el drama esté completo hay que conocer a la familia, Douglas es el hijo perfecto que trabaja con su madre en la Secretaria del Gobierno y su hermano gemelo, TJ, es la oveja negra de la familia, adicto y homosexual con demasiados demonios en su cabeza. Ya sabemos que Bud es un mujeriego empedernido y la mamá de Elaine, Margaret tiene un problema con el alcohol, a eso debemos agregarle a Anne Ogami, prometida de Douglar que sufre de una bulimina evidente.

La familia Hammond en todo su esplendor. 

En esta familia, Elaine se desemvuelve con la misma actitud que en su puesto de trabajo, con buenas intensiones que no siempre son apreciadas. En el lado de los hermanos, no hay una rivalidad marcada como la que tuvo Robert y Jack Kennedy, todo lo contrario, hay una complicidad, pero eso quizás sea porque TJ no quiere nada que ver con la política mientras que Douglas tiene las ansias de poder en sus venas. Aunque en primera instancia es Doug quien se opone a la futura candidatura de su madre, después es el quién asume el rol de jefe de campaña.

Caís versus Abel, aunque aun no se sabe a ciencia cierta quién es quién.

El lado “blando” del periodismo

Political Animals también ahonda en la vida de una periodista política llamada Susan Berg, interpretada por Carla Gugino, quien está obsesionada con Elaine Barrish. Tal vez “obsesionada” no sea la palabra, ¿curiosa? ¿Intrigada? ¿anonadada? … La verdad es que hasta el momento, los motivos de Susan no están claros, por un lado admira la tenacidad de Barrish y por otro, no entiende cómo es que pudo quedarse con su marido después de tantas infidelidades. Del mismo modo que con Elaine, las virtudes de Susan son explotadas mostrándola como una fiel seguidora del viejo periodismo, siempre detrás de una historia.

¿La epitome del Periodismo? Carla Gugino vuelve a la televisión después de un breve paso por Californication.

Susan ha conseguido colarse en la vida de Elaine, ganándose todas las exclusivas de la Casa Blanca y hasta podría decirse que se ha vuelto su complice pero también, es una de las pocas personas que puede destruir a Barrish con sus publicaciones. Cabe destacar que Berg fue la primera columnista que se atrevió a escribir sobre las aventuras del Presidente Barrish, criticando fuertemente a Elaine por quedarse. De nuevo, Susan exuda una moralidad y perfeccionismo en lo que representa ser una buena reportera.

Sexo, drogas y política

La USA Network ha dado un gran paso, Political Animals no es la típica serie dramática/política, sí claro se vuelve a exaltar la ideología y patriotismo americano pero también se muestra el lado “oscuro”. A diferencia de The West Wing, aquí tenemos una vista amplia de la decadencia dentro de la familia Barrish. La historia de TJ como el primer hijo de un presidente abiertamente homosexual y con problemas de drogas le aporta una suerte de realismo fatídico a la vida de Elaine. Hasta los ricos sufren de adicciones y tampoco son capaces de superarlo. Como dice Margaret, ya conocemos el fin de TJ… pobrablemente morirá de sobredosis uno de estos días.

Sebastian Stan, a quien vimos en Once Upon a Time como el "Sombrero Loco", ahora le da vida a TJ Hammond, un adicto/suicida en potencia.

Por otro lado, el sexo está tan presente que podríamos considerarlo como otro personaje más. Aquí todos parecen acostarse con todos. Comenzando con Bud que si pudiera se tiraría a la mesa, lo haría y en el penúltimo episodio, Susan se acostó con Dougiee. No olvidemos que Elaine también ha tenido acción. Tampoco podemos ignorar que su posición como mujer le da muchas desventajas en el mundo político pero la Secretaria de Estado usa su inteligencia más el toque encantador femenino para salirse con la suya.

Calificando Political Animals

Desde el piloto, Political Animals es una serie que engancha. En solo una semana me he terminado casi toda la temporada así que mi calificación es 8/10. Vuelvo a resaltar que el nacionalismo gringo está por todos lados, pero los que vemos la política desde lejos sabemos que en realidad son muy pocos los que ponen adelante el beneficio del país y atrás el crecimiento personal. Aquí EEUU es el mejor país del mundo, con pequeñas casi diminutas fallas, incluso tan solidarios que quieren ayudar a China o Siria pese a sus conflictos. Sea creible o no… todo puede suceder en la ficción, hasta un gobierno sin corrupción.

Hasta el presidente actual y el ex presidente se insultan sin rodeos en plena reunión.

No hay que dejar de lado, la actuación de Sigourney Weaver, ya que por algo es considerada una estrella. El resto del elenco también es de lujo, desde Carla Gugino hasta Adriam Pasdar. El ex Heroe vuelve a la casa Blanca como alguna vez lo soñó Nathan Petrelli. Definitivamente, Political Animals nos muestra una política apasionante, llena de juegos diplomáticos y personajes con ideales inquebrables que se humanizan por sus constantes errores. Intrigante, interesante y sobre todo revolucionador, Political Animals podría volver a poner de moda a las series netamente políticas.

jueves, 2 de agosto de 2012

Series de procedimiento



14.- Perception

Protagonista: Eric McCormack (Will & Grace) hace del doctor Daniel Pierce, un profesor de neurociencia que usa sus “habilidades” para ayudar al FBI a resolver casos. Básicamente es como un House, brillante y sin la necesidad de seguir el patrón social.
¿Tensión sexual?: Hay dos co-protagonistas, la agente especial Kate Moretti (Rachel Leigh Cook), quien además es la que lo recluta para que la ayude. Debido a que se trata de su ex alumna, Daniel confía en ella y hasta siente cierta atracción. Por otro lado, tenemos Natalie Vincent (Kelly Rowan), una de las alusiones de Daniel. Obviamente, Kate tiene más chance de entrar en el juego del coqueteo.
El Background: Daniel Pierce es esquizofrénico y es debido a sus delirios y alucinaciones que logra resolver los casos.
¿Vale la pena verlo? Más o menos. Al intentar hacer los casos interesantes les dan mucha vuelta, aun falta mucho por desarrollar en los personas pero lo bueno es que Eric McCormack se está zafando del karma de personificar a Will.

13.- Psych

Protagonista: James Roday es Shawn Spencer, un “psíquico” que trabaja como consultor policial. No tiene poderes, solo es un gran observador.
¿Tensión sexual?: Sí, con Juliet O’Hara, con quien termina estado después de 6 temporadas. También comparte una química especial con Gus, su mejor amigo y socio en el negocio de “Psych”.
El Background: Shawn no es psíquico pero gracias a su padre, un ex policía, desarrollo la habilidad de prestarle atención a los detalles y atar los puntos rápidamente. Henry Spencer, el impecable papá de Shawn trabajaba como detective y era muy estricto con su hijo.
¿Vale la pena verlo? Absolutamente, especialmente porque se trata de una comedia de procedimiento.

12.- Rizzoli & Isles

Protagonista: Angie Harmon es Jane Rizzoli, una detective de homicidios que trabaja junto a la médica forense, Maura Isles  (Sasha Alexander).
¿Tensión sexual?: Un subtexto nada disimulado. Se trata de un dúo dinámico cuya química es la base del show.
El Background: Maura Isles es la hija biológica de un mafioso.
¿Vale la pena verlo? Más más que menos. Si bien los casos no tienen una continuidad y la investigación policial se resuelven gracias a las casualidades, Rizzoli & Isles goza de una comicidad que nos hace olvidar que estamos viendo una serie de procedimiento.

11.- White Collar

Protagonista: Matt Bomer es Neal Caffrey, un es estafador y ladrón hace un trato de colaboración con el agente especial del FBI, Peter Burke. Los dos deben atrapar a criminales y ladrones como parte de un programa de la agencia.
¿Tensión sexual?: No entre ellos. Y la temporada pasada, Neal logró ligarse a Sara, sólo para romper después. Se esperas una reconciliación.
El Background: El pasado de criminal de “cuello blanco” de Neal, su búsqueda por su novia que termina falleciendo y ahora, su rebeldía que nace por alejarse del FBI y tener una agenda propia.
¿Vale la pena verlo? Claro, sólo para ver lo ridículamente guapo que es Matt Bomer. Ah, claro y si extrañas a Peyton de One Tree Hill.

10.- Body of Proof

Protagonista: Dana Delany hace de Megan Hunt, una ex cirujana que se convirtió en una medica forense después de un accidente vehicular.
¿Tensión sexual?: Nulo. Hasta el momento. Se supone que Megan debía tener una conexión con Peter pero la relación es más amical que otra cosa.
El Background: Megan era la diva de las cirujanas y sólo vivía por su carrera, relegando a su familia hasta que sufre un accidente vehicular. Desde entonces, Megan trabaja como médica forense tratando de reconectarse con su hija, Lacey. Además, el suicidio de su padre y la conflictiva relación con su madre, hacen de Megan, un personaje interesante.
¿Vale la pena verlo? Más o menos. Sí, por la actuación de Dana Delany y no, porque los demás personajes no pegan tanto como Megan. Aunque también hay que decir que hay muy buenos episodios en la segunda temporada. Sin embargo, la próxima temporada habrá un cambio radical con la incorporación de Mark Valley al elenco por lo que podremos esperar mucha tensión, aunque no se sabe si de la buena.

9.- The Closer

Protagonista: Kyra Sedgwinck interpreta a Brenda Leigh Johnson, la subjefa del policía del Grupo especial de Homicidio.
¿Tensión sexual?: Casi nulo con sus co protagonistas, excepto con su jefe William Pope, quien solía ser su amante.
El Background: Brenda fue parte de la CIA antes de pertenecer la policía.
¿Vale la pena verlo? Sí, la actuación de la esposa de Kevin Bacon es sublime. Brenda es una de las mujeres más fuertes de la televisión. Una fiera cuando se trata de resolver un caso y una fiel amante de gatos en su casa.

8.- Covert Affairs

Protagonista: Piper Perabo es Annie Walker, una agente de la CIA que tiene diferentes misiones secretas por lo que vive una vida paralela ante su familia.
¿Tensión sexual?: Más o menos. El compañero / mejor amigo es Auggie (Christopher Gorham), otro agente especial que quedo ciego en una misión en Irak tiene una conexión casi instantánea con Annie. Pese a la confianza y a la preocupación mutua, ambos aun no se ven de “ese modo” y siguen involucrándose con otras personas.
El Background: El ex novio de Annie, Ben Mercer, es la razón por la cual la CIA convirtió a Annie en agente. Se dice que traicionó a la agencia.
¿Vale la pena verlo? Más o menos. Covert Affairs no es Alias, aquí no hay giros de dobles agentes o enemigos impresionantes. Sin embargo, siempre es interesante ver las disputas entre las agencias. Además, podemos volver a ver al ex héroe, Sendhil Ramamurthy recordado por su papel de Suresh.

7.- Criminal Minds

Protagonista: Thomas Gibs tiene el rol principal interpretando a Aaron Hotchner, sin embargo, en esta serie, no se trata de una sola figura se trata del todo el grupo que es liderado por Hotch, pues, son todos los que investigan las diversas ramas de las crimonología que ayudan a atrapar al sospechoso.
¿Tensión sexual?: Multiples. En el elenco, hay parejas no-parejas que coquetean jugando con el subtexto de que algo podría pasar. Es como si cada uno tuviera una conexión especial. Entre las químicas más representativas se encuentra la relación de Morgan y García.
El Background: Todos tienen un pasado que los ha marcado: La esposa de Hotch fue asesinada por un enfemero que quería vengarse de él, Morgan reveló que fue abusado sexualmente de niño, el Dr. Reid teme volverse loco como su madre pese a ser un genio, sin embargo, teme debido a sus antecedentes… etc, etc…
¿Vale la pena verlo? Si te gusta CSI. Es básicamente como CSI pero concentrado en el sospechoso más no tanto en la víctima.

6.- CSI (La Trilogía)

Protagonista: Actualmente Ted Danson es D.B. Russell, jefe de CSI Las Vegas, David Caruso le da vida a Horatio Caine en CSI Miami (que ya fue cancelado) y Gary Sinise es Mac Taylor en CSI NY.
¿Tensión sexual?: En cada serie, hasta hay parejitas.
El Background: Del mismo modo que en Criminal Mind, en todos los CSI, los personajes tienen un pasado que los marcó.
¿Vale la pena verlo? En su momento, sí. Ahora con tanta variación en el elenco, CSI Las Vegas ha perdido su toque. Pese a que CSI Miami tenía mucho más apegue que CSI NY, pero fue cancelado. Sin embargo, hay que destacar que desde que estas series fueron los precursores de las series de procedimiento poniendo de moda el fenómeno CSI. Además, pusieron de moda a los nerd y a la ciencia forense.

5.- Hawaii Five-0

Protagonista: Alex O’Loughlin retorna a la televisión como Steve McGarret, líder de una elite que resuelve homicidios y distintos crímenes.
¿Tensión sexual?: Más que una tensión sexual, aquí todo el elenco expide sexapple.
 El Background: Steve McGarrte es un ex Navy SEAL y su padre fue asesinado, además, su madre salió de su vida sin explicación.
¿Vale la pena verlo? Absolutamente. Aunque se trata de un remake, Hawaii Five – 0 ha logrado distinguirse con un excelente guión y la dosis apropiada de acción necesaria. Esta serie ha logrado posicionarse como una de las series favoritas de la actualidad.

4.- The Mentalist

Protagonista: El encantador Simon Baker es Patrick Jane, un “psíquico” que usa sus poderes para ayudar a la policía de California.
¿Tensión sexual?: No hay un coqueteo muy evidente entre Jane y Lisbon (Robin Tunney) pero si una especie de complicidad. Lamentablemente, la culpa de Patrick le impide desarrollar una relación con cualquier mujer.
El Background: Jane se burlo de Red John, y como venganza este mató a su esposa y a su hija, dejándole una culpa permanente junto a la ansiedad de venganza, así Jane busca a Red John durante toda la serie.
¿Vale la pena verlo? Menos que más. ¿Cuánto puede durar la búsqueda? Se supone que el año pasada, Jane logró atrapar y matar a Red John y meses después, nos dicen que no era. La sonrisa de Baker ya no es suficiente para ver el Mentalist.

3.- Bones

Protagonistas: Emily Deschannel le da vida a la doctora Temperance Brennan, la antropóloga forense que trabaja en colaboración con el agente especial Seeley Booth, papel que recae en David Boreanaz. Mientras Booth se encarga de la investigación, Brennan deja que los huesos les den las pistas necesarias para saber por dónde ir.
¿Tensión sexual?: Ya no. Después de 6 temporadas en donde se desarrollo el enamoramiento pero ninguno de los dos se aventuraba a decir algo, Booth se declaró y Bones lo rechazó. Después, Bones se declaró y Booth le devolvió el rechazo. Finalmente, llegaron a estar juntos, gracias a un embarazo sorpresivo, las cosas avanzaron rápidamente.
El Background: Los padres de Brennan solían ser ladrones, debido a eso, tuvieron que abandonar a sus hijos y en su fuga, la mamá de Temperance fue asesinada. Razón que explica la frialdad de la doctora. Por su lado, Booth era golpeado por su alcohólico padre por lo que teme repetir la historia.
¿Vale la pena verlo? Más más que menos. Después de 7 años, algunos casos se vuelven repetitivos, sin embargo, la ciencia de Bones es lo que más llama la atención. Tampoco puedo olvidar mencionar que debido al cliffhanger de la última temporada, la dinámica del show se verá alterada para la próxima y Booth y Bones tendrán que volver a reconstruir su relación. 

2.- Castle

Protagonista: Nathan Fillion es Richard Castle, un escritor best seller que decide “seguir” a la detective Kate Beckett (Stana Katic), quien es la musa que lo inspira a escribir la nueva saga de Nikki Heat. En el proceso, Castle termina como consultor de la policía de Nueva York.
¿Tensión sexual?: Las dos figuras principales crearon un nuevo significado al juego de la tensión sexual con sus amplios y descarados coqueteos. Tuvimos que esperar 4 temporadas para que por fin, Beckett cediera a sus sentimientos y de rienda suelta a su pasión.
El Background: La mamá de Beckett fue asesinada, este hecho marcó la vida de Beckett. El caso aun no es resuelto pero es parte de una gran conspiración.
¿Vale la pena verlo? Absolutamente. No solo por el encanto de Nathan Fillion si no todos los personajes. Desde el bromance de Ryan y Esposito hasta el humor de Martha. La dinámica y los giros en el caso convierten a Castle en uno de las mejores series de procedimiento.

1.- NCIS – NCIS: Los Ángeles

Protagonista: Mark Harmon le da vida a Jetro Gibb, el líder de un grupo de agentes de NCIS y Chris O’Donnell hace lo propio como Callen pero esta vez en los Ángeles. Ambos resuelven homicidios en las fuerzas armadas.
¿Tensión sexual?: Absolutamente, entre Ziva y Tonny, McGee y Abby… igual en NCIS Los Ángeles tenemos a Deeks y Kensi.
El Background: Igual, todos tiene un pasado interesante pero el más interesante es el de Gibbs, un marine que logró vengarse del narco que mató a su hija y a su esposa.
¿Vale la pena verlo? Absolutamente. NCIS es la serie número uno en Estados Unidos, incluso después de 9 temporadas.

Mención Honorable: Crossing Jordan

Podría mencionar a otros shows de procedimientos que fueron cancelados, no solo en EEUU si no también en otros países como Homicidios, sin embargo, mencionaré al primer show que vi de este género. Crossing Jordan tenía como protagonista a la doctora Jordan Cavannaugh, una intrépida médica forense que se involucra más allá de lo necesario para resolver un caso. Con una actitud relajada, Jordan es la más brillante del departamento forense pero también la más problemática, pues, lo único que quiere es darle una voz a los que ya no están sin importar lo que le pueda pasar. Como toda forense, el pasado de Jordan está marcado por la muerte de su madre, caso que logra resuelve años después pese a la oposición de su padre, un ex policía. En la tercera temporada, el detective Woody Hoyt se convirtió en su compañero oficial. Los dos se enamoraron pero Jordan no quería arruinar las cosas ni arruinar la situación, realmente jamás supe cómo terminó, si lograron estar o no. Lo que sí sé es que Crossing Jordan marcó el hito colocando a una mujer fuerte como protagonista y años después, supongo que gracias a ella, tenemos a Brennan, Hunt e Isles. De hecho, la misma Emily Deschannel participó en un episodio de Crossing Jordan.